Crítica de Valerian y La Ciudad de los Mil Planetas: Nada sorprendete que ofrecer

Valerian y La Ciudad de los Mil Planetas es la siguiente película de Luc Besson después de Lucy, un inesperado hitazo del público y taquilla, aunque no tanto en calidad y crítica cinematográfica.

Curiosamente Valerian tiene una historia mejor desarrollada que la película que protagonizó Scarlett Johansson pero esta no ha tenido el éxito económico de la preciosa rubia de Hollywood. 

La película está basada en un cómic francés titulado Valérian: agente espacio-temporal (que luego se pasó a llamar Valerian y Laureline) donde Valerian ya parece un soldado bastante mayorcito comparado con la imagen que da Dane DeHaan.

Supongo esto se hizo para llegar a un público más juvenil, atrayéndolos también por la presencia de Delevinge. Una lástima que hasta este momento la jugada nos les salió bien y hayan recaudado tan poco.

Valerian es un Major perteneciente al "Servicie Spatio-Temporel" (Servicio Espacio-Temporal) donde es uno de los mejores soldados de esa organización.  Es acompañado por la sargento Laureline, un rango menor que Valerian pero se tratan como iguales e incluso el Major intenta conquistarla constantemente.

La química entre ambos personajes, interpretados por Dane DeHaan (Amazing Spider-Man 2) y Cara Delevingne es consistente, aunque tampoco nada que nos haga suspirar.

Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas es una película donde abundan bastante momentos cómicos y la hacen muy amena por el humor que desprende. Pero lamentablemente comete el error de ser demasiado predecible en sus acontecimientos y sobre todo en su final.

Es el típico error de muchísimos blockbusters donde parece que el héroe de la historia está en aprietos que culminarán en la finalización de su vida, pero de último segundo logra salvarse, vencer al villano y por supuesto, quedarse con la chica.

Tampoco ayuda en nada que dure hasta 140 minutos y sientas que escenas sean alargadas sin ninguna razón.

El tema de la película va sobre el "triunfo del amor sobre la guerra". Esa es una visión bastante tierna de Luc Besson sobre como debe ser la vida. Una mirada anti-bélica pero que se aleja de una verdad fundamental en la personalidad de Valerian: este es un soldado y no tiene que ser incompatible con el amor. Una cosa es el deber y otra los sentimientos.

Valeria y La Ciudad de los Mil Planetas es una película que no es tan mala como la crítica de EEUU ha mencionado hasta ahora pero que tampoco te pierdes de mucho si no la ves.

Hay mejores maneras de aprovechar el tiempos

AL AIRE

Así como lo oyes con Liliana Lárraga

Al aire
y al terminar

La hora de la papa
con Oscar Vélez

Compartir en Pinterest

Cancelar